queso_fresco

QUESO FRESCO CASERO

Hoy os traemos un auténtico queso fresco casero, muy fácil de hacer. Para ello ya veréis que solo necesitaremos dos ingredientes y de forma muy sencilla tendremos un queso fresco fantástico.  Al ser una receta muy práctica de hacer siempre podremos tener un queso fresco casero en la nevera para consumirlo cuando queramos, solo tenemos que mantenerlo en un tupperware y asi poder ir cortando trozos para disfrutar de nuestro propio queso hecho en casa. 

Utensilios de cocina

  • Un Cazo
  • Un Termómetro de cocina
  • Una Espátula de silicona
  • Un Cucharón
  • Un Paño de cocina 100% algodón
  • Un Colador o Molde
  • Un Bol

Ingredientes

  • 1,5 l de Leche entera
  • 1 o 2 limones
  • Sal
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Pimentón picante
  • Pimentón dulce…

Dificultad: Fácil / Raciones: 8-10 personas / Tiempo de reposo: 5min / Felicidad: 5*

Elaboración

  1. Inicialmente vamos a poner el litro i medio de leche entera en el cazo y seguidamente lo vamos a poner a calentar a fuego bajo. Le pondremos el termómetro para calentar la leche hasta los 80ºC.
  2. Mientras se calienta la leche vamos a escurrir los limones para obtener unos 45 ml de zumo de limón.
  3. Ahora que ya tenemos la leche caliente a 80ºC vamos a retirarla del fuego para cortarla.
  4. Para cortar la leche echaremos el zumo de limón en el cazo de manera que mientras iremos removiendo con la espátula muy lentamente hasta que conseguimos ver que nuestra leche se ha cortado.
  5. Dejaremos reposar la leche durante 5 min aproximandamente.
  6. Ahora ya ha llegado el momento de escurrir la leche de manera que preparamos el colador o molde junto con el paño de cocina y el bol, que hará de recipiente para recoger el suero e iremos pasando muy poco a poco con el cucharón toda la leche cortada.
  7. Dejaremos escurrir el queso e iremos retirando el suero de la leche para que nuestro queso vaya compactándose pero evitaremos siempre presionarlo, si no nuestro queso quedaría demasiado seco. 
  8. Ahora es el momento de dejar reposar el queso en la nevera para que acabe de escurrir y coja más consistencia, se puede dejar entre 2-4 horas o bien toda la noche.
  9. Una vez tenemos completamente frío el queso vamos a proceder al desmoldado. Para ello con mucho cuidado vamos a retirar el paño de cocina del colador y lo abriremos para retirar el queso que ya tenemos hecho. Solo hace falta ponerlo en un tupperware para guardarlo en la nevera o bien ponerlo en un plato y aliñarlo para que tenga más sabor.
  10. Nosotros queremos proponer un aliño para este magnífico queso fresco casero. En primer lugar le vamos a poner un poquito de sal por encima, después le tiraremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, un poco de pimienta negra, pimentón picante, pimentón dulce y finalmente orégano o perejil.  De todas formas se puede aliñar a vuestro gusto.

Si quieres ver toda la elaboración paso a paso aquí tienes el video

¿Sabías que…?

  • Este queso fresco es una forma muy fácil de tener siempre queso casero en la nevera.
  • Es un recurso fanástico para solucionar una cena si lo acompañas con un pan de lembas.
  • Se puede utilizar como ingrediente para preparar muchos platos, como ensaladas, tostadas, pasta…
  • El suero que recogemos es útil para cocinar muchas recetas de repostería pero también se utiliza para preparar pasta, arroces…
  • Puedes sustituir el zumo de limón por vinagre y también obtendrás un magnífico queso fresco, solo variará un poco su sabor.